Literatura

Indio

Tiempo estimado de lectura: 2 min
2021-08-13 por Daniel Zárate

«Nací un día sin clima
una hora cualquiera;
tiempos inciertos, jungla precisa
ahogada en espesa abundancia.

A orillas de una charca
-entonces deidad, hoy laguna-
los brazos tostados de la partera
me entregaron al seno de la madre;
para vivir bajo su tótem
seguir la flecha del padre.

Reía, por el frío de los olores,
con los cachorros, topetazos
-puro juego intriga miedo-
Reía, por el roce del pasto
en la planta de los pies.

Del trópico salvaje una bestia salvaje
entre bestias multicolores,
cazador burlado y hambriento
cultivando astucia.

¡Principio de subsistencia!
Testículos fuertes-tetas voluptuosas
-Las provisiones son la medida del amor-
manos callosas, piernas robustas
con hambre de fruta y carne cruda.

Pero el cambio estaba escrito,
a la edad de los ritos
que vuelven hombre a un niño
se me apareció la muerte montando a caballo.

Cargaba como hoz
una espada en forma de cruz,
su túnica encendida
era del color de la raza.

¡Extraña aparición!
Venía disfrazada de hombres blancos
que me llamaban indio.
Luego la confrontación,
miedos ignorantes mordiéndose a la cara
el amo el esclavo
la dialéctica de la cultura.

-Charla amarga;
al que no hable el idioma del imperio
le cortan la lengua-

Recuerdo sus manos esqueléticas
sosteniendo un par de cubiertos.
La muerte venía a quedarse
traía zapatos y un evangelio.

Traía también espejos
en donde luciría nuestros oros,
piel de leche
cazó los tótem
sed de sangre
rompió las flechas

ya no moríamos libres
moríamos indios.

¿Cómo sobreviví a la muerte?
Vendí mi alma al trabajo
a la obediencia al silencio
al tedio de la religión.
La jugué a la suerte
de llamarme indio.

¡Yo!
Que nací sin alma
y me la arrebataron.»

Dijo una noche a su nieto el indio viejo.



Sobre el autor

Daniel Zárate

Editor, Escritor

Estudiante de periodismo de la U Central, no entiendo bien la comunicación. Parado en mis 20's. No mato zancudos. Cedo el paso. No peleo. Me han quitado novias. No me gusta la tolerancia, igual no me importa. Un ignorante. Pero como quien ríe al último escribo para burlar a los finales.



El contenido de este artículo es propiedad de la Revista Cara & Sello



Cargando comentarios...
Scroll to Top