Política

Las facturas de Biden

Tiempo estimado de lectura: 4 min

En la campaña presidencial de 2016, Donald Trump prometió una mejora en la economía debido a que él, un empresario con experiencia, sería quien dirigiría a Estados Unidos para alcanzar una deseable estabilidad económica en el país. A juicio del expresidente, existía un déficit comercial y las cuentas públicas estaban en su peor momento. Estados Unidos cedía ante el avance comercial y geopolítico de China en la era Obama: era necesario una mano firme que acabara con las pérdidas comerciales.

Sus defensores más fieles, incluso en Colombia, afirman que hubo un milagro económico en Estados Unidos con la llegada de Donald Trump. Sin embargo, los datos demuestran lo contrario. Sin tener en cuenta la llegada de la pandemia, su gobierno logró aumentar el empleo en un 1,48% entre 2017 y 2019, mientras que en la administración de Obama hubo un incremento en un 1,86% entre el 2013 y el 2015.

No obstante, la economía obtuvo un aumento en el crecimiento anual del PIB real. En el gobierno de Obama, hubo un crecimiento de 2,43% en promedio, mientras que, para la administración de Trump el PIB real anual, en promedio y sin contar el año 2020, hubo un crecimiento del 2,5%. Así mismo, incrementó el salario promedio real en un 1,2% en tan solo tres años. Sin embargo, el gasto público aumentó, así como el presupuesto federal. Para el 2017, el gasto era de 3.98 billones de dólares, pero para el 2019, se consolidó en 4.45 billones: un incremento del gasto público promedio en más del 6% anual.

Por otra parte, Trump realizó reformas que redujeron los impuestos de las empresas. Lo anterior creó un hueco fiscal, lo que obligó a que la deuda pública federal se incrementara exponencialmente. Al final de la administración de Obama la deuda pública se encontraba cerca de los 20 billones de dólares, pero para el año 2020 ascendió a los 27 billones. Es decir, la ley fiscal que redujo impuestos para las empresas y mantuvo las regulaciones federales al límite, sí logró reducir el desempleo, pero terminó generando una deuda que tendrá que reducir Joe Biden.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos agravó los resultados económicos de la administración de Trump. La subida de los aranceles para la exportación de productos estadounidenses provocó el aumento del déficit comercial. Así se registró uno de los déficits más altos en décadas, alcanzando un crecimiento del 17,6% para el año 2020, lo que representa un total de 66.600 millones de dólares.

Las pérdidas que la guerra comercial ha generado, debieron ser soportadas por la administración de Trump por medio de ayudas para los productores nacionales. Por ejemplo, con la campaña Make potatoes great again, en el año 2019, destinó 16 billones de dólares para aquellos agricultores que estaban sufriendo detrimentos por la subida de los aranceles que otorgaban otros países a los productos estadounidenses.

En conclusión, aunque en algunos índices económicos la administración Trump tuvo resultados favorables, es destacable que Estados Unidos se encuentra endeudado, sin tener en cuenta las medidas que tomó el gobierno debido a la pandemia generada por el COVID-19. Con esto, Joe Biden tiene la tarea de reincorporar al país en tratados económicos importantes, reducir las implicaciones de la guerra comercial con China e incrementar las posibilidades de exportaciones de los productos nacionales.

¿Te gustó el articulo?
Escucha este episodio de podcast sobre él:

Podcast

Conversando con el sello

T1 E1 - Las facturas de Biden
- Andrés Camacho

Estrenamos la primera temporada de “Conversando con el Sello” hablando de las promesas incumplidas de Trump y lo que le queda a Biden por resolver: la guerra comercial con China, la inmigración y el déficit económico por el cual está pasando Estados Unidos. Acompáñanos a entender lo que hay “detrás de las facturas de Biden”.
[Escuchar episodio...]

2021-04-24 por Sara Juyo Morera y Juan David Díaz Molina un producto Cara & Sello



Sobre el autor

Andrés Camacho

Director General

Cofundador de la Revista Cara & Sello. Politólogo o al menos eso dice el cartón que cuelga en mi pared. Amigo de la literatura y la música. Columnista semanal: escritor desde de lo cotidiano y lo marginal.



El contenido de este artículo es propiedad de la Revista Cara & Sello



Cargando comentarios...
Scroll to Top