Política

El Estado Emprendedor: ¿una oportunidad para la reactivación económica?

Tiempo estimado de lectura: 5 min
2020-10-20 por Andrés Camacho

En contra de lo que piensan los libertarios, parece que hay suficiente evidencia que demuestra cómo la reactivación económica necesita de la intervención estatal. Las inversiones públicas que han realizado las Alcaldías y el Gobierno Nacional lograron disminuir en tres puntos el desempleo en Colombia, entre julio y agosto de 2020. Los apoyos económicos, aunque insuficientes, han mejorado las capacidades de los gobiernos para recuperar un pequeño porcentaje de los empleos en el país.

Desde hace unos años, la idea del Estado Emprendedor comenzó a tomar forma como una nueva teoría macroeconómica de los roles de este. Mariana Mazzucato, en su libro “The Entreprenurial State: Debunking Public vs. Private Sector Myths”, desmitifica la idea del Estado como un miembro ausente de la economía, que solo corrige fallas del mercado y financia pasivamente algunos proyectos de inversiones mayores.

Mazzucato considera que el Estado debe entenderse como un emprendedor, un tomador de riesgos y creador de mercados. Para defender esta tesis, la autora demuestra la importancia del Estado en la creación de compañías como Apple y Google. En estos casos, Estados Unidos fomentó la creación y la estabilización de estas empresas que terminaron en la creación de un mercado multimillonario localizado en Silicon Valley.

El Estado puede apoyar la innovación en la creación y difusión de nuevas tecnologías.

Adicionalmente, la autora afirma que el Estado puede apoyar la innovación en la creación y difusión de nuevas tecnologías, así como la industria de la infraestructura. Por ejemplo, en Japón, seleccionaron las empresas más vanguardistas para la coordinación de un sistema de innovación nacional, con encadenamientos industriales, que fortalecieron el sector empresarial en conjunto a través de la cooperación estatal.

A pesar de que en Colombia estamos a años luz de crear Silicon Valley, el Gobierno Nacional expidió un Decreto que le permite a 100.000 familias comprar una casa u apartamento nuevo que no supere un costo de 400 millones de pesos. En este Decreto se asignaron el número de coberturas para créditos hipotecarios y operaciones de leasing habitacional.

Las familias que decidan comprar vivienda recibirán mensualmente 439.600 pesos durante los primeros siete años del crédito, es decir, un subsidio de un poco más de 36 millones de pesos. A pesar de que algunos sectores consideran como errónea la medida, no cabe duda de que es una importante inversión realizada hacia una industria tan relevante como la construcción. La reactivación de este sector es importante gracias a que, según el DANE, corresponde al 10,7% del crecimiento del país entre el 2019 y el 2020.

Esta medida de reactivación económica está en consonancia con la perspectiva del Estado Emprendedor debido a la capacidad que está mostrando el Estado de impactar algún sector de la economía, facilitando la gestación de nuevos productos y procesos.

Por otra parte, los críticos afirman que la reactivación económica enfocada en MiPymes es ideal gracias a que sostiene la mayoría de los empleos del país. Sin embargo, Mazzucato hace énfasis en que las pequeñas y medianas empresas no son per se innovadoras, ni productivas, es decir, las grandes empresas también pueden enfocar su crecimiento en la innovación. Si se pretende reconstruir la economía, el Gobierno debe tener en mente argumentos que no se enfoquen solo en el tamaño de la empresa que pretende apoyar.

Las pequeñas y medianas empresas no son per se innovadoras, ni productivas, es decir, las grandes empresas también pueden enfocar su crecimiento en la innovación.

No obstante, no es suficiente invertir solamente en el sector de la construcción. Los sectores enfocados en la innovación son los que promoverán, de acuerdo con la teoría del Estado Emprendedor, la disminución del desempleo y la reactivación económica. Sean o no MiPymes, el Gobierno debería invertir en el sector de tecnología y telecomunicaciones. Por lo tanto, el crédito que pretendía desembolsarle el Gobierno a Avianca, no fomenta la reactivación económica ya que no se le podría considerar como una empresa enfocada en la tecnología y telecomunicaciones.

En conclusión, la idea de un Estado Emprendedor parece prometedora para la reactivación económica en Colombia. El Gobierno y las Alcaldías, como agentes económicos activos, deben tomar los riesgos necesarios para apoyar la industria que promueva el mayor crecimiento posible de la economía, y por ende, asegurar un decrecimiento de la tasa de desempleo en el país. No serán decisiones sencillas, y en muchos casos, serán ampliamente criticadas, pero por esto, no dejan de ser necesarias.



Sobre el autor

Andrés Camacho

Director General

Politólogo, cofundador de la Revista Cara & Sello, amigo de la música y la literatura. Columnista semanal, escritor por conveniencia.


El contenido de este artículo es propiedad de la Revista Cara & Sello

Scroll to Top