Sociedad

¿Feminismo y reggaetón?

Está claro que el reggaetón durante años ha denigrado, cosificado y convertido de la mujer un objeto, tema que ha sido controversial y se ha convertido en un agresor verbal. Entonces, ¿podría una mujer escuchar y bailar reggaetón sin ser contradictoria, juzgada o carente de autorespeto?

Antes que nada debe quedar claro que la violencia hacia la mujer convertida en música no nace desde el género del reggaetón; desde hace décadas lo hemos escuchado en diferentes géneros como el rock, la salsa, el vallenato, el metal, la ranchera y otros. Así que podemos empezar a deconstruir la idea de que sólo se da en este género.

Aunque es cierto que el reggaetón sí ha tenido este tipo de intenciones, debemos reconocer que el género ha influido en cuanto al tema feminista, porque le permite a la mujer liberarse de prejuicios: con el baile podemos ser más expresivas, mover las caderas o el culo como queramos, sin que la mayoría de la gente a nuestro alrededor nos critique por cómo lo hacemos; nos permitió empezar a hablar de nuestra sexualidad de una manera abierta, que deje de ser un taboo y normaliza la idea de que las mujeres disfrutamos tanto el sexo como los hombres, sea con una pareja o masturbándonos, y que finalmente nosotras somos dueñas de nuestros cuerpos y que la decisión de tener relaciones o no con alguien es propia y no impuesta.

Aunque es cierto que el reggaetón sí ha tenido este tipo de intenciones, debemos reconocer que el género ha influido en cuanto al tema feminista, porque le permite a la mujer liberarse de prejuicios...

Últimamente artistas como Bad Bunny han sido tendencia por sus letras feministas, lo que crea una discusión acerca de si es o no feminista y si lo hace por conveniencias comerciales. Aunque es cierta la idea de generar mayores ingresos jugando con las tendencias, también es válido que el feminismo es un movimiento que necesita fuerza y que este tipo de actos se los da. Pero también es cierto que Bad Bunny se ha caracterizado por actos en los que rechaza hechos como el asesinato de Alexa, una mujer trans puertorriqueña. Como muestra de apoyo, durante una presentación vistió una camiseta con la frase “Mataron a Alexa, no a un hombre con falda”.

También generó una gran polémica con el vídeo de “Yo perreo sola” en el que él aparece vestido de mujer bailando y se observan mensajes feministas, y aunque no se convierte en un ícono feminista, hay que reconocer que su intención es salirse de su papel de hombre dominante y se pone en el lugar de una mujer que quiere bailar y moverse libremente.

Reggaetón Femenino

Recordemos que la primer mujer que se posicionó como cantante de reggaetón fue Ivy Queen y que lo hizo muy bien, ya que canciones como “Yo quiero bailar” tienen un contenido feminista que reafirma la idea de que somos dueñas de nuestros cuerpos, y por lo tanto sólo nosotras decidimos sobre ellos. Ahora, hay grandes artistas urbanas como Karol G, Anitta, Becky G, Nathy Peluso y otras que llegaron a cantar sobre su sexualidad, sobre lo que les gusta, cómo les gusta y cuándo les gusta.

Por ejemplo, Karol G en su canción “Ahora me llama” habla sobre el disfrute y el poder que puede tener sin la necesidad de a alguien a su lado “Ahora yo quiero vivir la vida, vida, al fin y al cabo esta vida es mía, mía”, ó “yo soy dueña de mi vida y a mi nadie me manda”.

“Yo soy dueña de mi vida y a mi nadie me manda...”

Anitta en su canción “Downtown” convierte el placer femenino en el foco de atención (normalmente son las necesidades sexuales del hombre) y también afirma “en las noches soy yo la que define todo lo que va a pasar, a mi no me tienes que mandar”.
Nathy Peluso baila de una manera libre, sexual e independiente; es decir, también afirma la idea de que ella decide lo que quiere y que goza de su sexualidad. Además, sus letras también tienen contenidos de autoaceptación y promoción del amor propio como en su canción “NATYKILLAH” “Con mi celulitis y mi fibra grosa tú sabes que así estoy más hermosa natural me trajo a la tierra mi diosa, yo tengo la vista hacia el mar”.

Existen también canciones como “Bellacoso” cantada por Residente y Bad Bunny que también tiene mensajes incluyentes a mayor escala por su mensaje de inclusión de géneros, colores de piel y formas de liberación femenina como la depilación.
No sobra aclarar que el reggaetón no es un ícono feminista, ni que el movimiento gire en torno a este tema, pero sí hay que aclarar que se convitió en una forma de liberación: nos permite apropiarnos del goce y del placer sin el temor de avergorzarnos por elegir bailar como nos nace, porque recordemos que al fin y al cabo la finalidad del feminismo es poder elegir sin ser juzgada, censurada y manipulada.



Sobre la autora

Lorena Avellaneda

Escritora

Estudiante de comunicación social y periodismo. Columnista de la revista Cara & Sello; oriento la atención de mis textos hacia problemáticas sociales. Feminista en búsqueda de un consenso social.


El contenido de este artículo es propiedad de la Revista Cara & Sello

Scroll to Top